Cicatrices

Martha Antillón

Martha Antillón

Autora de Cicatrices

Libro ganador del International Latin Book Award 2021

También disponible en:

Martha_web4
Hola, Martha… Tu libro es una especie de bella crónica familiar, un relato sereno sobre hechos muy dolorosos que te sucedieron, por eso creo que es complicado separar a la protagonista y a la escritora de esta novela, de la que tú eres ambas cosas… en ese contexto, te pregunto algo que creo que ha de intrigar a tus lectores y lectoras: ¿cómo lograste esta separación -difícil y necesaria- durante el proceso creativo?

 

Definitivamente el mayor reto para lograr escribir “Cicatrices” fue justamente encontrar un balance entre Martha, la protagonista, y Martha, la escritora. En realidad confieso que es imposible separar a una de la otra, pero, en muchas ocasiones durante este proceso, le tuve que dar espacios individuales a ambas. Es decir, hubo momentos en que necesité tiempo para consolar a la pequeña niña con la que arranca esta historia y otros momentos en los que, literalmente, me obligué a pensar solo como escritora para serle fiel al libro, al proceso creativo.
Lo que definitivamente fue una constante durante los casi cuatro años que me llevó escribir Cicatrices, es que mantuve el contenido de la historia herméticamente en privado, para evitar que tanto yo, como mi escritura, se viera influenciada directamente por otros personajes ya que se trata de una historia familiar. La obra literaria requería de esa distancia.

“Todo el proceso fue extremadamente emotivo, pero también catártico y aunque haya sido difícil manejar mis emociones durante el tiempo que me llevó escribirlo, creo que me ha dejado un gran aprendizaje en muchos sentidos.”

Tu novela es una especie de legado capaz de trascender el tiempo, porque además está enraizada en hechos de notoriedad pública, de modo que supuso esa doble complicación de narrar hechos familiares y compaginarlos con sucesos que están en los diarios de la época. Creo que esto supone que no solo te encargaste de la parte narrativa, sino que seguramente hubo un ejercicio de investigación. Eventualmente, este es un elemento que pasan por alto los lectores y lectoras, y por eso me gustaría saber cómo desarrollaste esa parte que es fundamental en tu novela, pero que a veces olvidamos que es un andamiaje construido con más trabajo que inspiración.

 

Fíjate que me gusta mucho esta pregunta porque efectivamente hay un proceso de investigación detrás de la historia y ese lo abordé con mi experiencia periodística. De hecho, creo que hacerlo de esa manera, como una reportera en busca de la verdad,  me facilitó en algunas etapas incluso el proceso mismo de la escritura narrativa.
Curiosamente, a pesar de mi profesión y de las herramientas que tuve a mi alcance durante muchos años trabajando en los medios de comunicación, no había investigado a fondo el accidente en el Hotel Pionner, de Tucson, Arizona. En una ocasión, hace unos diez años googlee por primera vez la noticia en el internet. El momento fue muy duro y no estaba lista para seguir. No fue sino hasta que me embarco en este proyecto del libro, cuando finalmente busco y logro recabar la información que necesitaba. Ordenarla, procesarla y utilizarla como parte fundamental de la historia.

Leí tu novela y me  gustó la sencillez de las imágenes. Creo que tu estilo es limpio y poco pretencioso, y esa combinación construye poderosas imágenes que pueden leerse sin tropiezos. Creo que es algo que te permitió ver a tus personajes con cierta distancia y moldear en ellos gestos humanos. Por ejemplo: la imagen de tu hermano, ya adulto, visto como un niño que ha querido regresar el tiempo para contarte sus dolores viejos… Sobre esto no quiero hacerte ninguna pregunta literaria, sino algo más sencillo y complejo a la vez: ¿cómo han recibido el libro tus hermanos, tu hermana, tu familia inmediata que es la protagonista de esta novela? ¿cómo han recibido estos retratos que haces de ellos?

 

Mantener el contenido del libro aislado de todos fue la decisión correcta para mí y para el libro en sí, pero tengo que reconocer que una vez que se terminó de imprimir empecé a sentirme ansiosa por conocer la opinión y las reacciones de toda mi familia. Al primero que se lo envié y, de hecho, quise que lo leyera antes que nadie, fue a mi hermano mayor José, uno de los personajes que resaltan en Cicatrices. No tengo palabras ni espacio suficiente en esta entrevista para narrar lo que ha sido la respuesta de todos, pero te puedo decir que es muy conmovedor para mi saber que, entre otras cosas, lo han descrito como un gran regalo en vida. Han llorado y han reído conmigo.

 

 

Los relatos familiares son un tema muy gestionado por los Ghost Writers, estos escritores que trabajan por encargo. Supongo que una de las razones por las que esta clase de literatura suele ser gestionada por ellos, se debe a que es difícil -emocionalmente hablando- guardar distancia frente a hechos que son dolorosos para los autores y autoras. Pero tú decidiste escribir “Cicatrices” por encima de este costo emocional… cuéntame: ¿hay algo que emocionalmente haya cambiado en ti después de la publicación? ¿sientes que hubo algo de catársis en reconstruir y racionalizar esta experiencia familiar? ¿hay una especie de desmitificación del tema en tu familia después de la novela?

 

Sin lugar a dudas que sí. Todo el proceso fue extremadamente emotivo, pero también catártico y aunque haya sido difícil manejar mis emociones durante el tiempo que me llevó escribirlo, creo que me ha dejado un gran aprendizaje en muchos sentidos. A nivel literario, aún no se si la decisión de escribir mi primer libro sobre una historia tan intima, haya sido lo correcto, pero confío en que justamente por la honestidad con que lo he hecho, el libro está conectando con los lectores. Cicatrices cuenta una historia como muchas que hay detrás de cada ser humano, detrás de cada familia. Yo he decidido compartir la mía con todos sus claroscuros a través de mi pasión, que es la escritura.

 

 

Por último, Martha… dicen que la primera novela es la más difícil y estoy seguro de que para ti ha dejado mucho de experiencia, y de que ahora tienes una visión mucho más clara de lo que significa terminar de escribir un libro y empezar un nuevo periplo con la edición, así que supongo que ahora verás con más claridad qué sigue para ti como escritora… ¿qué sigue? ¿qué tienes en mente para tu siguiente libro? Estoy seguro de que tus lectores y lectoras quieren saber qué pueden esperar en tu siguiente obra.

 

Me encanta tu pregunta porque, no sé si eso le pasa a otros escritores, pero yo, cuando terminé Cicatrices, sentí una renovada inspiración para escribir, pues a pesar de que la mayor parte de mis textos tienen algunos tintes autobiográficos, no solo escribo de cosas dolorosas o intensas; lo hago también de temas diversos y cotidianos. Ese es mi siguiente proyecto. Un libro de relatos cortos que abarcan asuntos como la menopausia, el tráfico vehicular, la tecnología (o en mi caso, la ineptitud para utilizarla) la muerte, la sexualidad, la senectud etcétera. Eso sí, con mi estilo de escritura que han podido experimentar en Cicatrices: sencillo y poco pretencioso.

Cicatrices

Cicatrices nos da razón de una tragedia, cierto, pero también revela, con una prosa precisa y sólida, la felicidad de ser hermanos, la fortaleza indefinible de la familia.

Juan José Luna. Escritor

Para la narradora, escribir es un viaje necesario para volver la mirada al inicio, para aferrarse al lugar de origen: conocerlo, comprenderlo y amarlo, Guardarlo en un libro, y así asegurarse que esta historia —su historia— no ha de morir nunca. “Hay que recuperar, mantener y transmitir la memoria histórica, porque se empieza por el olvido y se termina con la indiferencia”, decía José Saramago. De eso trata este libro.

Beatriz Gutiérrez Gracia. Lectora

¿En dónde quieres publicar hoy?

Packs Profesionales | Packs Promocionales

Abrir chat